Consejos para alquilar un coche en Cuba: cómo y dónde

alquilar coche cuba

Consejos para alquilar un coche en Cuba: cómo y dónde

Tras darle muchas vueltas e informarnos lo máximo posible sobre las opciones para desplazarnos en Cuba, decidimos alquilar un coche. Nos pareció la manera que mejor nos permitiría aprovechar el tiempo y que nos daba más libertad para variar nuestro itinerario sobre la marcha. 

Es cierto que no es la forma más barata (cuando nosotros lo alquilamos nos costó 62 CUC al día), pero también tienes más libertad y aprovechas más el tiempo. Si sois entre 3 y 5 personas, sin duda, creo que es la mejor opción, ya que el precio por persona es bastante asequible. 

En nuestro caso, lo que más nos preocupaba era el estado que podían tener las carreteras. Muchos blogs señalaban que las carreteras no eran buenas y que no era recomendable conducir de noche. Las carreteras no están en muy buen estado, la mejor es la carretera o autopista central que atraviesa toda la isla de su extremo más oriental (Santiago de Cuba – Guantánamo – Baracoa) hasta el más occidental (Pinar del Río y la Fe). En las carreteras secundarias, las hay en mejor o peor estado. Algunas con grandes boquetes que aparecen de repente, por lo que hay conducir prestando mucha atención y respetando la velocidad. Tampoco hay iluminación alguna a excepción de la Habana, por ello no es recomendable conducir de noche. Hay muchos animales de todo tipo y personas que aparecen de la nada. 

alquilar coche cuba

Los trayectos de La Habana a Viñales, o a Cienfuegos y Trinidad, fueron buenos dentro de lo que cabe. Nuestra peor experiencia fue en el camino hacia Cayo Jutías. La carretera es realmente infernal y se hace muy pesado. Si no dispones de mucho tiempo, creo que no merece demasiado la pena ese tortuoso camino. 

También nos chocó mucho la cantidad de gente que espera en los márgenes de la carretera para conseguir algún transporte. Te piden que les lleves. Algunos ofrecen incluso dinero. Aceptar llevarlos depende de vosotros. En la agencia de alquiler piden que no se haga, pero todo depende de cada uno. 

Si decides alquilar un coche, es importante que lo reserves desde tu país de origen. Cuba no cuenta con una amplia flota de coches por lo que suelen agotarse con rapidez. Nosotros lo alquilamos con la empresa Enjoy Cuba desde España después de leer numerosas recomendaciones sobre esta agencia.

Cuentan con coches de diferente gama. La más económica ronda los 65 euros al día y baja un poco si lo alquiláis por un número mayor de días. El seguro se incluye en el precio, lo único que no incluye es el robo de los neumáticos o de alguna de sus partes. Las ruedas y llantas de los coches son bastante apreciadas por lo que las roban bastante. Por ese motivo, tenéis que aseguraros de que dejáis el coche en un lugar vigilado para evitar sorpresas. Siempre habrá algún aparcamiento cercano o “parqueo”, como ellos lo llaman, o alguna persona dispuesta a vigilarlo. Si se trata de una persona que lo vigila, se le suele dar 1 CUC. Nosotros le decíamos que lo pagamos a la vuelta para cerciorarnos de que lo había vigilado bien. En la Habana, al alojarnos cerca del Hotel Nacional, lo aparcábamos allí. En ese caso, le íbamos dando 1 CUC según veíamos un nuevo vigilante, porque comprobamos que, si le pagábamos todo a uno al llegar, al día siguiente el otro guardia estaba esperando recibir algo. 

En cuanto al proceso de alquiler, nosotros empezamos a gestionarlo dos meses antes de viajar, pero la cosa se alargó y prácticamente tardamos unas 3 semanas en confirmar la reserva definitiva. 

En la web haces una primera petición del coche, con los datos que te solicitan (días de alquiler, lugar de recogida y entrega e información del cliente). Posteriormente, ellos se ponen en contacto por email y te indican que van a consultar si hay disponibilidad para el coche seleccionado en esa fecha y ubicación. 

En nuestro caso, después de varios días, nos dijeron que no tenían coche de cambio manual en la agencia donde seleccionamos la recogida. Nos proponían uno automático, pero el precio subía en 10 euros por día. Preguntamos por otra opción y nos dijeron que podíamos recogerlo en otra agencia, situada en el otro extremo de la Habana, en la que sí había un modelo manual. Accedimos ya que el ahorro nos pareció considerable, aunque tuviéramos que desplazarnos más lejos para recogerlo. Lo gracioso fue que una vez que llegamos al lugar de la recogida, nos dijeron que no tenían coche manual, y nos dieron uno automático, pero sin pagar más costes por él. Las prisas no encajan con la filosofía cubana, teníamos previsto recogerlo a las 9:00 am y nos lo dieron a las 10:30. 

Una vez confirmado, tienes que realizar el pago de la totalidad del coche. Lo puedes hacer por transferencia bancaria. El depósito se paga allí cuando recibes el coche. Lo bueno es que puedes pagarlo con tarjeta. 

El hombre que nos atendió en la recogida fue muy simpático. El coche era un modelo Hyundai bastante básico, pero muy nuevo. Revisamos que el coche estaba en buen estado y que contaba con la rueda de repuesto. De lo que no nos dimos cuenta y que después nos llevó a una “complicación”, fue que no había triángulo, de tal modo que cuando devolvimos el coche en otra oficina nos dijeron que en el contrato aparecía señalado que había un triángulo, pero que no estaba en el maletero. Le dijimos que lo habría olvidado su compañero, porque nosotros no lo habíamos tocado. El encargado de esta oficina fue bastante antipático con nosotros y comenzó a insinuar que tendríamos que pagar el coste del triángulo. Nosotros le insistimos en que contactara con la otra oficina y verificara que su compañero había sido el que había marcado que estaba y después no lo puso en el coche. No parecía muy dispuesto a hacerlo y llegó a plantear que tendríamos que ir a la otra oficina (en la otra punta de la Habana). Al final llamó a su compañero y después de darle vueltas al asunto y recibir otra llamada, nos dijo que todo ok y nos dio el depósito completo. Le preguntamos qué había pasado, pero no nos dio ninguna explicación.

alquilar coche cuba

En resumen, nuestra experiencia con el coche fue buena. Por suerte no tuvimos ningún incidente pese a los numerosos desperfectos de las carreteras y la cantidad de animales con los que se cruzan tranquilamente por ellas. Nos dio mucha libertad para hacer algunos desvíos durante la ruta y cambiar un poco el itinerario que teníamos previsto. La parte mala es el cansancio que genera para el que se mete la paliza de conducir. 

coche cuba coche cuba coche cuba coche cuba coche cuba coche cuba coche cuba coche cuba coche cuba coche cuba 

Sin comentarios

Escribe un comentario