Lo que no te puedes perder en Asuán y Abu Simbel

Asuan Egipto

Lo que no te puedes perder en Asuán y Abu Simbel

Asuán es la principal ciudad al sur de Egipto y la tercera más grande del país. Es conocida por la famosa presa y por ser el lugar de partida hacia uno de los templos más famosos de Egipto: Abu Simbel. Al igual que otras ciudades de Egipto, Asuán se ha construido en las orillas del río, pero aquí las formaciones rocosas y los islotes que sobresalen entre sus aguas le dan un encanto especial a las vistas. Exótica, pintoresca y con un estilo moderno, Asuán ha sido tradicionalmente una ciudad dedicada al comercio. En la Antigüedad, hasta aquí llegaban todo tipo de mercancías como oro, marfil y animales exóticos procedentes de Nubia. Este espíritu comercial y de ciudad de paso aún se percibe en su ambiente y hace de Asuán uno de los destinos más interesantes de Egipto.

¿Dónde alojarse?

 

En Asuán encontraréis hoteles de todas las categorías, desde los más exclusivos como el Old Cataract hasta otros de nivel medio y bastante más económicos. La ciudad cuenta con una gran cantidad de resorts, complejos que en sus buenos tiempos tuvieron que ser todo lujo. Nosotros nos alojamos en uno de gama intermedia, El Pyramisa Isis Corniche Aswan Resort. El precio era bastante bueno para contar con habitaciones privadas y un desayuno de bufet libre, pero le faltaba algo de mantenimiento. La zona de Corniche, en la orilla oeste del Nilo, es la más recomendable para alojarse. Hay muchos restaurantes y vida nocturna, y además está cerca del centro. En la isla de Elefantina también hay hoteles, aunque conlleva más movimiento ya que tendréis que coger un motorboat para desplazaros. Otra opción si se busca tranquilidad absoluta son pequeños hostales de estilo nubio que se encuentran más alejados de la ciudad, subiendo el río y para los que igualmente deberéis usar un transporte fluvial.

 

¿Dónde comer?

 

Toda la zona de la Corniche está atestada de antiguas embarcaciones reconvertidas en restaurantes donde comer “pizza egipcia” y otros platos típicos, algo un tanto turístico pero aceptable (además de que las vistas son muy buenas). A lo largo del zoco hay algunos restaurantes más enfocados a los propios egipcios y cerca de la estación de tren se encuentra un local llamado El-Safwa donde sirven Kushari (advierto que es un restaurante auténticamente para autóctonos con un Kushari aceptable). Por el zoco también encontrareis muchos pequeños puestos con dulces, pan, fruta, etc… en caso de que seáis más de ir picando algo mientras pateáis la ciudad.

Asuan Egipto

¿Cómo moverse?

 

Si os alojáis en la zona de Corniche os podéis mover andando sin problemas por la zona más céntrica ya que Asuán se organiza básicamente a partir de la avenida junto al Nilo y el zoco que es paralelo a ésta y llega hasta la estación de trenes. También podéis coger pickups o taxis si queréis desplazaros a lugares un poco más apartados como el recinto del Obelisco inacabado. Para cruzar el Nilo y visitar Elefantina, Qubbet el-Hawa (la colina en la orilla oeste), algunas de las islas del río o subir al pueblo Nubio, deberéis contar con los servicios de un motorboat o de una faluca.

Asuan Egipto

¿Qué ver y hacer?

 

Obelisco inacabado

 

Se sitúa al norte de la ciudad en la cantera de arenisca de Asuán, una de las principales de Egipto en la Antigüedad. Desde allí salía la mayoría de estos gigantes, siendo desplazados por el Nilo en grandes barcazas unidas entre ellas por sogas. El obelisco inacabado tiene 42 metros de altura y se calcula que pesa más de 1.200 toneladas. Fue encargado por la reina Hatshepsut y de haber sido culminado, hubiese sido el obelisco más grande de Egipto. Es sorprendente ver cómo eran capaces de realizar tales monstruosidades de piedra y transportarlos.

 

Entrada: 60 LE adultos / 30 LE estudiantes

 

Isla de Elefantina y Tumbas de Qubet el Hawua en faluca

 

La isla de Elefantina situada frente a la ciudad de Asuán tuvo gran importancia en épocas antiguas por ser una frontera natural para controlar las rutas del sur que llevaban a Nubia. En el parque arqueológico podemos visitar entre otros restos el templo de Khnum, dios creador y dios principal de la ciudad, y uno de los nilómetros (estructuras empleadas para la medición del nivel del agua del río Nilo durante la temporada de inundaciones) mejor conservados.

Asuan Egipto

Por su parte, en Qubbet el-Hawa se enterraba la nobleza local y es posible visitar algunas de las tumbas excavadas en la colina a una considerable altura. Las vistas desde allí son inmejorables. En este recorrido podéis incluir una parada en la isla de Kitchener, donde está el jardín botánico.

 Una excelente excursión consiste en alquilar una faluca y navegar por el río haciendo paradas en la isla de Elefantina y las tumbas de Qubet el Hawua. El paseo es realmente muy bonito y tendréis tiempo para relajaros y disfrutad de las vistas. El precio suele ser de 200 LE para contratar el barco completo, unos 30-35 EP por persona si el grupo es numeroso. Además lo normal es dar una propina extra si el viaje ha sido agradable.

 

Zoco de Asuán

 

 En mi opinión, el más tranquilo y atractivo de los que visitamos. Este zoco es frecuentado por gente local y no sólo por turistas, lo que hace que sea más interesante. Artesanías, especias, alfombras y perfumes. Asuán es famosa por sus fragancias, por lo que es un buen lugar si queréis haceros con una. Las tiendas de especias también llaman mucho la atención. Podréis encontrar multitud de ellas y de buena calidad. Un producto típico de aquí es el Karkadé seco con el que preparar la sabrosa bebida. Al igual que en otros zocos, deberéis regatear, pero la lucha es un poco más apacible. Parece que en este zoco son más conscientes de que atosigar y agobiar a los turistas no es la mejor forma de conseguir ventas.

 

Asuan Egipto

 

 

Old Cataract

 

Se trata de un lujoso hotel y el más emblemático de la ciudad de Asuán que se asienta en un edificio de estilo victoriano del siglo XIX a orillas del río Nilo. La fama del hotel creció con las visitas de huéspedes ilustres como Agatha Christie, Winston Churchill o Diana de Gales. Realmente es una maravilla de edificio, con un ambiente colonial que te transporta al pasado. Se puede visitar para tomar algo en su terraza con vistas a Elefantina aunque no te alojes en él, pero para ello se cobra una tasa de entrada que se puede gastar en la consumición.

 

Pueblo Nubio e isla de Sehel

 

Otro paseo interesante es alquilar un motorboat o faluca (el problema con la faluca es que para viajar río arriba necesita de vientos que no siempre son favorables y podéis acabar remando. En cortas distancias es mucho más encantador tomar una faluca, pero para ir al pueblo Nubio es mejor un motorboat) y visitar el pueblo Nubio en la orilla oeste. Además de las típicas tiendas de souvenirs, podéis hacer excursiones en dromedario por la orilla del río, comer en alguno de sus restaurantes y disfrutar de un ambiente tranquilo. De camino, tanto a la ida como a la vuelta veréis desde el río inscripciones grabadas en las rocas de algunos islotes. La más famosa es la estela del Hambre en la isla de Sehel, grabado en época Ptolemaica a partir de un texto del reino antiguo dónde se narra la escasez producida por la pobre crecida del Nilo y la súplica al dios Khnum para que las aguas fluyeran de nuevo generosamente.

 

Excursiones desde Asuán

 

Desde Asuán se pueden realizar diferentes visitas. Las más imprescindibles son las siguientes:

 

Templo de Fhilae

 

A corta distancia de Asuán, tras la primera presa, se encuentra el templo de Philae dedicado a la diosa Isis. El complejo es un conjunto de edificios construidos desde la XXV Dinastía hasta la época romana. Junto con el templo, hay otros edificios como el templete de Hathor y Bes o el famoso quiosco de Trajano. Su remoto emplazamiento permitió que el culto de Isis perdurara hasta el año 550 d. C, haciendo de él, el último de los templos de culto pagano que sobrevivió en Egipto. Además, una de sus inscripciones datada el 24 de Agosto del 394 d. C. supone la última inscripción jeroglífica que se conoce en la antigüedad. Desde entonces y hasta Champollion, la escritura jeroglífica se convirtió en un enigma. El templo no se localiza en su ubicación original ya que fue trasladado bloque a bloque hasta la isla de Agilkia con ayuda de la UNESCO. Su auténtico emplazamiento, hoy bajo el Nilo, está marcado por un pináculo en las aguas al este de la isla.

Asuan Egipto

 

Para llegar hasta este templo deberéis contratar un motorboat. Desde hace unos años y debido a la cantidad de problemas surgidos por los desorbitados preciso que pedían a los turistas, el precio está regulado y fijado en un panel que encontrareis en la entrada del embarcadero. El camino hasta llegar al templo es una maravilla. Se pueden ver algunos pueblecitos nubios en la orilla opuesta y si dejáis la visita para la tarde, a la vuelta del templo podréis contemplar un atardecer espectacular.

Entrada: 100 LE adultos / 50 LE estudiantes.

 

Asuán Egipto

Asuan Egipto

Templo de Kalabsha

 

Menos conocido pero muy interesante es el templo de Kalabsha, reubicado al igual que Philae en una isla conocida como New Kalabsha, tras la segunda presa de Asuán. Es uno de los templos mejor conservados de la baja Nubia y se data en época Ptolemaica y romana, aunque el edificio original corresponde al Imperio Nuevo. Estaba dedicado al dios Nubio-egipcio Horus Mandulis, así como a Isis y Osiris. Para llegar deberéis igualmente alquilar los servicios de un motorboat. La tranquilidad del lugar, ignorado por muchos turistas, y las vistas son magníficas.

Asuan Egipto

En la isla de Kalabsha fue rehubicado también el templo de Beit el -Wali, una construcción originalmente excavado en la roca. Fue dedicado por el rey Ramsés II a los dioses Amon-Ra, Re-Horakhti, Khnum y la diosa Anuket.

Entrada: 35 LE adultos / 20 LE estudiantes.

 

Templo de Kom Ombo*

 

A orillas del río Nilo, en un emplazamiento espectacular, se encuentra el templo de Kom Ombo dedicado a Sobek, el dios cocodrilo y el dios halcón Haroeris, Horus el Viejo. Su aspecto actual es Ptolemaico y una de sus características más llamativas es que todo en él está duplicado, al este Sobek y al oeste Haroeris. Además, en el deambulatorio de la parte trasera del templo se puede contemplar el único relieve conocido donde aparecen los distintos utensilios médicos empleados en el antiguo Egipto. Con el mismo ticket se puede visitar El Museo del Cocodrilo que conserva una serie de reptiles momificados (que eran criados y adorados en el templo) y ofrendas en honor al Dios Sobek.

Entrada: 80 LE adultos / 40 LE estudiantes

asuan egipto

Templo de Edfu*

 

Este templo dedicado al dios Horus se ubica en la ribera occidental del Nilo, en la ciudad del mismo nombre, en el lugar donde la tradición egipcia situaba el mítico enfrentamiento entre Horus y el dios Seth. La construcción actual es Ptolemaica, fue comenzada en el 237 a.C. y tardo 180 años en completarse. Se considera el templo mejor conservado de todo Egipto, siendo el segundo más grande de Egipto después de Karnak. Sus pilonos son impresionantes, al igual que el peristilo. El santuario conserva la naos donde la imagen del dios estaba situada. El complejo cuenta también con un mammisi.

Entrada: 100 LE adultos / 50LE estudiantes

Asuan Egipto

* Estas excursiones se pueden hacer perfectamente desde Asuán en un día, aunque una buena opción es visitar ambos templos en el camino desde Lúxor a Asuán si se viaja en furgoneta.

Abu Simbel

 

El majestuoso templo de Ramsés II era uno de los lugares que más me atraía conocer antes de iniciar el viaje. Había visto varias fotografías, pero nada que ver con estar frente a estas enormes estatuas excavadas en la roca.

La construcción del templo duró unos veinte años y forman parte del Museo al Aire Libre de Nubia y Asuán. Está formado por dos templos: el mayor con las cuatro estatuas colosales de Ramsés II (¡de 21 metros!) está dedicado a sí mismo junto con los dioses Ra, Ptah y Amón. El templo menor fue dedicado a Nefertari, la gran esposa real, junto a la diosa Hathor. La intención del faraón Ramsés II fue la de conmemorar su supuesta victoria en la batalla de Kadesh y mostrar su poder a sus vecinos nubios. Aunque principalmente, el templo representaba su magnificencia equiparándose al mismo nivel que un dios.

El templo se encuentra en la orilla del lago Nasser, casi en la frontera con Sudán, a unos 300 km. de la ciudad de Asuán. La grandeza de esta construcción aumenta al saber que el templo tuvo que ser trasladado piedra por piedra debido a la subida del nivel del agua por la construcción de la presa de Asuán en 1968. La reubicación se hizo en una colina artificial construida en unos terrenos próximos. Para tal hazaña, un equipo internacional de arqueólogos, ingenieros y operarios trabajaron bajo el respaldo de la Unesco, consiguiendo reproducir a la perfección el estado original del monumento.

 

Asuan Egipto

¿Cómo llegar a Abu Simbel?

 

Para llegar hasta él, la opción más habitual es desplazarse por carretera desde Asuán. En nuestro caso teníamos contratado a un conductor que nos llevó hasta allí. Podéis hacerlo de esta forma o también contratar un tour en la ciudad. Hay que salir muy temprano ya que el camino es bastante largo (sobre unas tres horas y media o cuatro) atravesando la carretera del desierto. La ruta se hace bastante pesada ya que sólo veréis desierto y más desierto (del tipo anodino). Así que aprovechad para echar una cabezadita. Dependiendo de cómo estén los ánimos respecto a la seguridad, os obligaran o no a ir acompañados por un convoy. Es algo que sólo averiguareis estando allí y depende también de si vais por libre o contratáis un tour.

Asuan Egipto

Entrada

Como comenté en el artículo: 20 recomendaciones a tener en cuenta para viajar a Egipto  la entrada de Abu Simbel es la única que viene desglosada en tres partes. Esto quiere decir que te hacen pagar por un lado la entrada general, más una extra regional y un tercer monto que va destinado a una tasa “turística” por el uso de un guía (así nos lo explicaron, pero parecía que ni ellos mismos sabían justificar el porqué de la tasa). En nuestro caso íbamos acompañados de una egiptóloga acreditada por el ministerio de antigüedades, y el caso es que otros muchos turistas acceden por su cuenta, sin guía. Total que hagas lo que hagas, hay que pagarla, y aunque apenas supone unas libras por persona, parece una tasa un poco rebuscada.

Asuan Egipto

Asuan Egipto

Entrada: 160 LE adultos / 80 LE estudiantes

Es recomendable que vayáis bien protegidos para soportar el sol ya que en esta zona su golpe es mucho más intenso. También es aconsejable que llevéis un pequeño picnic. El viaje completo es muy largo y en el camino no hay casi nada para detenerse.

No dudéis ni por un momento en visitar Asuán en vuestro viaje a Egipto, es una ciudad con un encanto especial y con uno de los mejores atardeceres de Egipto, que eso ya es decir. Espero que estos consejos os ayuden a no perderos ninguna de sus maravillas.

Sin comentarios

Escribe un comentario