Viaje al desierto más árido del planeta: Atacama

San Pedro de Atacama

Viaje al desierto más árido del planeta: Atacama

Chile es el país más largo y angosto del mundo, un territorio de grandes contrastes que puede llevaros desde la austral y fría Patagonia hasta el desierto más árido del planeta: el de Atacama. Sin embargo, aquí no vais a encontrar dunas de arena, sino salares, géiseres, volcanes, lagunas, cielos imponentes y magníficos paisajes para contemplar, que obligan al viajero a ascender hasta los 5.000 metros de altura. Esta altitud y el llamado efecto Foehn son los principales causantes de su extrema aridez, ya que el Altiplano frena las precipitaciones procedentes de la Selva Amazónica, la costa del Pacífico y la Cordillera de los Andes.

Atacama es un Nirvana para el alma. Es complicado describir con palabras las sensaciones que te transmiten sus paisajes. Puedo apostaros una cosa, nunca antes habréis visto un cielo tan claro y estrellado, ni atardeceres con colores tan extraordinarios, ¿estáis dispuestos a comprobarlo?

¿Cómo llegar a San Pedro de Atacama?

 

El punto de partida de la mayoría de excursiones y rutas para conocer los rincones más atractivos del desierto de Atacama es la ciudad de San Pedro. Hay diferentes opciones para llegar dependiendo de la ciudad desde la que quieras visitarlo y el transporte que utilices.

  • En bus

Desde Santiago y otras ciudades de Chile, como Arica, Antofagasta, Iquique o La Serena y Calama, tienes la opción de llegar en autobús directamente a San Pedro con la compañía Tur-Bus. Esta compañía es la única que opera la ruta directa. Si quieres contratar otra, puedes llegar a Calama y desde allí a San Pedro. Desde Salta en Argentina también se puede ir directamente en un autobús que tarda unas 12 horas. Igualmente, desde Uyuni en Bolivia, se puede tomar un bus hasta Calama y de ahí a San Pedro.

  • En avión

El aeropuerto más cercano es el de la ciudad de Calama. Por lo que si viajáis desde el extranjero, deberás volar hasta Santiago de Chile y desde allí a la ciudad de Calama. Los vuelos nacionales dentro de Chile no suelen ser muy caros si los compras con un poco de antelación. Las dos compañías que operan hasta Calama son LATAM Airlines y Sky Airlines.

 

Una vez en el aeropuerto de Calama tienes varias opciones:

 

  • Contratar un transfer directo a San Pedro por unos 12.000 pesos chilenos. Salen con mucha frecuencia y es la opción más cómoda ya que os evitáis el viaje a Calama, en caso de que queráis ir directamente a San Pedro. Hay varias empresas que ofrecen este servicio y puedes reservarlo con anticipación o contratarlo directamente en el aeropuerto. Además, te llevan hasta el lugar exacto de tu alojamiento. En mi caso, lo hice de esta forma con la empresa Licancabur para poder aprovechar el tiempo al máximo.

 

  • Tomar un taxi hasta Calama y ahí, un bus a San Pedro con Buses Atacama, Frontera y Tur Bus. El taxi suele suponer unos 12.000 pesos a dividir entre los ocupantes y los pasajes del autobús valen alrededor de los 2.500 pesos. El viaje dura unos 90 minutos desde Calama.

 

  • Otra opción es alquilar un coche en el aeropuerto y desde ahí desplazarte hasta San Pedro. En caso de que preferir ir por libre y no contratar excursiones, es la mejor opción.

 

¿Cuándo ir a Atacama?

 

Se puede viajar todo el año ya que la temperatura no suele variar mucho y las lluvias son escasas, con mayores registros durante el mes de enero. La época seca coincide con los meses de abril a octubre. En cuanto al calor, las temperaturas no son mucho más altas en verano que en invierno y suelen mantenerse aunque con una gran amplitud térmica. Las máximas rondan los 25-30 grados de media y las mínimas bajan hasta -1. Lo más importante es cuidarse de la radiación solar, ya que la combinación de altura y latitud hace que el sol sea mucho más peligroso.

 

San Pedro de Atacama

 

La entrada a uno de los desiertos más grandes y áridos de nuestro planeta es un pueblecito de adobe con un encanto especial. San Pedro es una ciudad muy turística, pero no por ello deja de tener un magnetismo particular. No es muy extensa, por lo que lo más recomendable es perderse por sus calles de tierra, entrar a sus pequeñas tiendas de artesanía o probar la gastronomía local en alguno de sus restaurantes.

 

 

¿Dónde alojarse en San Pedro de Atacama?

 

Al ser un destino tan turístico, existen numerosas posibilidades para todos los gustos y bolsillos. Desde el hotel más lujoso al más humilde. Por experiencia propia os comento una opción económica y bastante confortable: el Hostal Laskar en Las Parinas 478. El precio rondó los 17€ la noche sin desayuno. La verdad es que es bastante complicado encontrar hostales que lo incluyan sin que suba mucho el precio por la estancia. Los dueños eran muy majos y el hostal cuenta con una pequeña cocina y un patio interior perfecto para conocer a otros viajeros. Además, estaba situado a 10 minutos andando del centro del pueblo. Hay otras opciones como Backpackers San Pedro, Hostal Rural, Hostal Pablito… Las más económicas rondan entre los 13€ a los 20€ por noche.

 

¿Dónde comer?

 

  • La Pica del Indio, (Tocopilla 418). Por lo general, una cola os aguarda para acceder a una mesa en este reconocido restaurante en San Pedro. Si quieres comer bien y sin gastar mucho puede ser una buena opción. Tienen menús de comida típica chilena que rondan los 5.000 pesos.

 

  • Restaurante Barros, (Tocopilla 331). En la misma calle se ubica otro de los locales preferidos por los chilenos. Aquí encontraréis platos compartidos como la Chorrillana, cócteles y música en directo para disfrutar de una buena velada.

 

  • Sol Inti, (calle Tocopilla 432). También con menú completo a buen precio (unos 5.000 pesos) y deliciosos bocadillos como el churrasco italiano acompañado de la indispensable palta (aguacate).

 

  • La Tara o “los carritos” de la cancha de fútbol. Preguntando a la gente local dónde podíamos comer comida típica y a buen precio nos recomendaron ir a esta zona. Los carritos o pequeños barecillos cuelgan en su entrada sus letreros con el menú del día que no suele superar los 3.500 pesos. Comida chilena como porotos, cazuela… y riquísimos jugos naturales. Uno de los más conocidos es La Tara. ¡Hay que ir tempranito para pillar sitio y comida!

 

  • Chelacubur, (Caracoles 212). Si buscáis un lugar para tomar algo, podéis optar por esta cervecería con una carta bastante amplia y una decoración muy cinéfila.

 

  • Café Esquina, (Caracoles 140). No hay nada mejor que pasear y disfrutar de una rica empanada chilena mientras tanto. En este local tenéis diferentes opciones muy ricas y a buen precio.

 

  • El Charruá, (Tocopilla 442). Para los amantes de las pizzas hasta en los sitios más remotos. Hay de tamaño familiar para compartir entre varios y los precios son razonables.

 

  • La Estaka, (Tocopilla 418), Adobe (Caracoles 169). Si estáis dispuestos a gastaros un poco más, tenéis estas opciones muy recomendables.

 San Pedro de Atacama

 

¿Qué ver en San Pedro?

 

  • Plaza de San Pedro, aquí se ubica el ayuntamiento, la bonita Iglesia de San Pedro y muy cerca en la calle Gustavo Le Paige, la Oficina de Correos y un pasadizo en el que se encuentra la Feria Artesanal, por si quieres adquirir algún obsequio.
  • La Casa del Inca, la construcción más antigua.
  • Calle Caracoles, podría decirse que es la calle principal y más animada. Repleta de agencias de viajes con multitud de excursiones que ofrecerte y también muchos restaurantes y tiendas de artesanía.
  • Calle Tocopilla, como seguro habréis imaginado, es la calle perfecta para picar algo por sus numerosos restaurantes.
  • Museo del Meteorito, en Tocopilla 101.
  • Museo arqueológico, alberga momias y artesanías de la cultura atacameña.

 

 ¿Cómo moverse?

 

San Pedro es bastante pequeño, por lo que se puede recorrer paseando. También existe la opción de alquilar bicicletas que puedes aprovechar para conocer las zonas más próximas y ahorrar en una excursión guiada.

 

Consejos para viajar a Atacama

 

Uno de los principales factores a los que hay que enfrentarse en este paraje es a la altura. San Pedro se encuentra a 2.400 metros sobre el nivel del mar, pero otros lugares como los Géisers del Tatio o las lagunas Altiplánicas están a más de 4.000 metros. Por ello, se recomienda un plan de aclimatación progresivo. Empieza por visitar los lugares con menos altitud y ve incrementando el nivel. Existen pastillas que se recetan para el mal de altura. También debes beber mucha agua, comer ligero y caminar despacio. Cuanto más esfuerzos físicos realices más débil te sentirás.

En cuanto a la ropa, al cambiar tanto la temperatura es bueno que vayas ligero durante las horas de más calor, y que lleves siempre ropa de abrigo para la noche y los lugares de más altitud. Sobra decir que sea ropa y calzado cómodo.

Si eres estudiante podrás acceder a la mayoría de visitas con descuento. Para ello, tienes que presentar la tarjeta ISIC (International Student Identity Card). Los jubilados también cuentan con descuentos. En ninguno de los dos casos es necesario ser chileno.

En cuanto al cambio, lo mejor es cambiar en las casas de divisas del pueblo antes que en el aeropuerto.

¿Contratar excursiones?

 

No soy muy fan de contratar excursiones organizadas porque me agobian bastante, sin embargo, es cierto que desplazarse por libre a los diferentes sitios puede ser complejo si no conoces bien aquello y no tienes mucho tiempo. En la calle Caracoles encontraréis numerosas empresas que ofrecen tours con diferentes visitas y actividades. Aunque si preferís más libertad, siempre está la opción de alquilar un coche o una bicicleta e ir a vuestro ritmo. Hay muchas posibilidades y depende de los días con los que contéis. Lo más recomendable es que penséis a partir de los días disponibles, qué os apetece ver y hacer, y a partir de ahí organizar, ya que cada visita tiene un horario diferente.

Las excursiones salen en dos turnos. Hay tours por la mañana a partir de las 4.30am y desde las 16pm. En las de la mañana, os pasan a recoger directamente en donde os hospedéis, mientras que por la tarde tendréis que acercaros vosotros al punto de salida que os indique la empresa. El más madrugador es la visita a los geiseres del Tatio ya que se encuentran bastante lejos y hay que verlos antes del amanecer, cuando el contraste de temperatura es mayor.

En nuestro viaje contratamos a Sol Andino Expediciones. Tienen varios paquetes por si quieres hacer varias de las excursiones o también las puedes acordar por separado. Nosotros hicimos el de Atacama-Uyuni por 165.000 pesos, que incluía: la visita a la laguna Cejar (entrada no incluida de 15.000 pesos), Valle de la Luna (3000 pesos de entrada), Las Tres Marias, Anfiteatro, Cavernas de Sal, el mirador de Cari (Piedra del Coyote), los Geysers del Tatio, poblado de Machuca, la Laguna de Tebinquinche y los Ojos del Salar. Al recorrido por Atacama se añaden tres días de tour en Bolivia hasta llegar al Salar de Uyuni y vuelta desde Uyuni a San Pedro.

 

¿Podríamos haber hecho otro tour? Sin duda las numerosas opciones, el tiempo y la economía limitan a la hora de elegir. Considero que el tour que escogimos fue bastante completo aunque siguen faltándoles lugares. A continuación os explico un poco los sitios que puedes ver, además de los mencionados.

¿Qué visitas hacer en Atacama?

 

1. Laguna Cejar + Ojos del Salar + Laguna Tebinquinche

 

Estos tres destinos se pueden visitar juntos en una excursión que parte a las 4 de la tarde y que llega sobre las 10 de la noche. Hay que llevar ropa de baño, toalla, protección solar, gafas de sol y agua (estos últimos, ¡siempre!). También os recomiendo llevar algo de ropa de abrigo, ya que al atardecer las temperaturas descienden considerablemente.

 

Laguna Cejar y Piedra

 

La Laguna Cejar es la primera parada. Está conformada por tres lagunas que se caracterizan por tener una alta concentración de sales minerales que hace que puedas flotar. En la Laguna Piedra puedes disfrutar de este baño con efecto gravitatorio. Sin embargo, esta visita contempla tan sólo una hora para poder bañarte y pasear por las otras lagunas. En mi humilde opinión y después de haber hecho lo que la mayoría hace, es decir, bañarte en un agua bastante helada, hacerte la foto, esperar las grandes colas para ducharte y quitarte los kilos de sal; si podéis sobrevivir sin hacerlo, puede que otra opción sea mojaros los pies, disfrutar del paisaje y pasear por la zona. Por su parte, La Laguna Cejar, que da nombre al complejo, no permite el acceso debido a que contiene tanta cantidad de sal que hay formaciones muy cortantes.

Para entrar a la Laguna Cejar hay que pagar una entrada no incluida en el tour (15.000 pesos), ya que es de propiedad privada.

 

 

Ojos del Salar

 

Son dos profundos pozos de agua salada en mitad del desierto. Tendréis un buen rato para verlos de cerca y haceros unas cuantas fotos.

La Laguna Tebinquinche

 

Uno de los paisajes que más bonitos que he visto nunca. Está ubicada en el Salar de Atacama, el más grande de Chile. Su formación se debe a los deshielos y las escasas lluvias que caen durante el invierno. No es muy profunda, solo unos pocos centímetros que funcionan como un perfecto espejo de la majestuosa naturaleza que la rodea. El atardecer en este lugar es un verdadero espectáculo de esos que sólo la naturaleza es capaz de ofrecer. Los colores rosados del cielo se funden con el morado de las montañas y los tonos blancos y azulados de la laguna. Puedes pasear tranquilamente por la orilla, contemplar a algunos de sus habitantes como los flamencos y, lo mejor de todo, es que al ser un espacio tan amplio no se producen aglomeraciones de turistas. Puedes perderte un poco y disfrutar de la maravillosa puesta de sol. En nuestro caso, la excursión incluía una pequeña degustación con picoteo y pisco.

Pero el remate perfecto al día llega cuando el paisaje se oscurece por completo y te permite ver una bóveda intensamente estrellada. Nuestro guía nos enseñó cómo distinguir algunas de las constelaciones y la visión es tan espectacular que es difícil irse a descansar.

 

 

2. Geysers de El Tatio y campo geotermal el Tatio + pueblo de Machuca

 

Se encuentran a 98 km de San Pedro (unas 2 horas en coche) y a unos 4.200 metros de altitud. Están conformados por un campo termal de alrededor de 80 géiseres activos. Las excursiones suelen partir en la madrugada (4.30 am) para poder verlos en el mejor momento, cuando cada géiser expulsa una fumarola mayor de vapor debido al contraste de temperatura que permite la condensación del agua caliente. Así que mucho ánimo con el madrugón y abrígate bastante ya que las temperaturas suelen ser bajo 0 debido a la altitud.

La entrada no está incluida y deberás pagarla antes de entrar en el complejo. Si tienes carnet joven o eres chileno tienes descuento (7.000 pesos), pero sino tendrás que pagar la tarifa de extranjero (10.000 pesos). Una vez allí podrás pasear a tu ritmo, siempre respetando los caminos marcados por seguridad. Normalmente las excursiones vienen acompañadas de un pequeño desayuno para calentar el cuerpo.

Tras la visita, se suele parar en unas termas muy cercanas. Con sinceridad, hay que decir que hay que tener valor para quitarse la ropa y meterse por la rasca que hace, pero ¡hemos venido a jugar!, ¿o no?

De camino a San Pedro se atraviesa el altiplano y se hacen varias paradas para contemplar el paisaje y la fauna (llamas, vicuñas…) y conocer el pueblo típico de Machuca en el que te ofrecen probar un pinchito de llama.

 

3. Valle de la Luna + Las Tres Marias + Cavernas de Sal + Mirador de Cari

 

Esta excursión también la hicimos por la tarde y la vuelta se hace tras ver el atardecer en el mirador del Coyote.

Valle de la Luna

 

Otro de los lugares más increíbles de Atacama. Se encuentra a 16 km de San Pedro, por lo que es un paseo accesible en bicicleta e incluso a pie para los más valientes. Sus formaciones de piedra rojiza, arena y sal formadas por milenios de erosión lo convierten en un paisaje que presenta una gran similitud con la superficie lunar. En el tour que realizamos paseamos por las dunas desde las que se pueden ver el conocido como coliseo natural y el extraordinario entorno que rodea la zona.

Las Tres Marias

La siguiente parada son ‘Las Tres Marias’. En medio del valle de la Luna se pueden ver estas tres curiosas esculturas creadas por la erosión de la sal y el viento del desierto durante milenios. Están compuestas de granito, piedras de cuarzo, gemas y arcilla.

Cavernas de Sal

Cerca de estas esculturas se encuentran las Cavernas de Sal. Unas formaciones no aptas para claustrofóbicos que se caracterizan por contener trozos de sal de gema. En nuestra excursión pudimos recorrerlas y fue bastante impresionante.

Mirador de Kari o ‘Mirador del Coyote’

 

El gran conocido ‘Mirador del Coyote’ en la quebrada de Kari es un sitio increíble para contemplar el caprichoso paisaje del valle de la Luna. Nosotros fuimos justo al atardecer y disfrutamos de unas vistas espectaculares con esos colores rojizos que se intensifican más aún con el ocaso. ¿Lo único malo? Muchas, pero que muchas personas haciendo cola para sacar la típica captura. Ya sabéis, la otra parte de las fotos bonitas que no suele verse.

Estos son lugares que pude ver en mi visita. Sin embargo, me faltaron otros a los que me habría encantado poder ir. Aquí os comento otras visitas y actividades muy recomendadas.

Valle Arcoíris y Yerbas Buenas

 

El Valle Arcoíris se encuentra a unos 80 km de San Pedro y se caracteriza por tener multitud de colores creados por los sedimentos.

Otra parada es el recinto arqueológico de Yerbas Buenas, que posee la mayor concentración de arte rupestre de la zona de San Pedro de Atacama. Aquí se pueden observar petroglifos con representaciones de personas y animales como zorros y camélidos.

 

 Valle de la muerte o valle de Marte

 

Se encuentra a sólo dos kilómetros de San Pedro en la Cordillera de la Sal. Muchos de los que osaron cruzarlo murieron en el intento, de ahí su nombre. Su paisaje combina formaciones de sales cristalizadas y dunas de arena. Estas últimas ofrecen la posibilidad de realizar actividades recreativas como el trekking o el sandboard. Se puede realizar una excursión o llegar en transporte público o privado.

 

Tour Lagunas Altiplánicas, Piedras Rojas y Salar de Atacama

 

Una de las excursiones más recomendadas para conocer el altiplano chileno. Lagunas de variados colores y lugares recónditos. Si quieres visitar Piedras Rojas, asegúrate primero de que el tour lo incluye.

 

Lagunas Miscanti y Miñiques

 

Desde San Pedro en dirección a Toconao se encuentran las lagunas Miscanti-Miñiques entre los cerros del mismo nombre. Con una rica fauna en la que destacan los flamencos, los playeros de Baird y los gansos guallata. Ambas lagunas se encuentran a 4.100 y 4.350 metros respectivamente.

Salar de Atacama y laguna Chaxa

 

En el corazón de la reserva salina más grande de Chile se encuentra la Laguna Chaxa. Forma parte de la reserva Nacional de los Flamencos y se sitúa a 2.300 metros de altura. Una laguna de gran belleza en la que se mezclan los espejos de agua y las costras de sal creando diferentes tonalidades. También es el hábitat de diversas comunidades de flamencos. Los precios de ingreso son 2.500 pesos con la entrada general y 1.500 para estudiantes.

 

Salares de Tara y Aguas Calientes

 

El salar de Aguas calientes se ubica a los pies de una cadena de volcanes como el Lascar. Los salares de Tara y Aguas Calientes son similares en materia de flora y fauna y pertenecen a la Reserva Nacional de los Flamencos. Vicuñas, zorros, chinchilla, halcón, ñandú, cóndor, flamenco… son alguna de las especies que se pueden observar en la zona.

Toconao y Socaire

 

Son dos pueblecitos de la región que también merecen una visita. Socaire se sitúa a 3.500 metros sobre el nivel de mar y vive de la agricultura y la minería. Conocido por ser una zona de explotación de oro en el pasado, este poblado de unos 380 habitantes, tiene unas vistas inmejorables del Salar de Atacama. Toconao se eleva aún más, hasta los 3.310 metros. Rodeado de acantilados rocosos, con construcciones de piedra y techos de paja.

 

Piedras rojas

 

Uno de los principales atractivos de Atacama. Un paisaje de color rojizo debido a la oxidación de hierro que tiñe sus rocas. Este color se mezcla con el turquesa más intenso del agua y el blanco de la sal en un contraste espectacular. Se ubica a 4.200 metros sobre el nivel del mar en la zona altiplánica de la cordillera de los Andes y a unos 160 km de San Pedro.

 

Volcán Lincancabur

 

Otra posibilidad más aventurera es realizar el ascenso del Volcán Licancabur a 5.900 metros de altitud. Se trata de una excursión de dos días de alta dificultad por lo que está recomendado a personas preparadas físicamente y con experiencia en montañismo. El Volcán Licancabur se encuentra en la frontera entre Chile y Bolivia y se trata de uno de los volcanes más impresionantes de la zona por su altitud y la forma de su cima, un cono casi perfecto. El precio de la excursión ronda los 220.000 pesos e incluye el transporte, la comida y la estancia en el campamento.

 

ALMA, observatorio del mundo

 

En Atacama se encuentra el observatorio astronómico ALMA, el mayor del mundo. Su labor se centra en estudiar las ondas submilimétricas de luz, no perceptibles al ojo humano, e investigar cuestiones un pelín complejas, como averiguar el origen del cosmos. Podéis visitar el centro si queréis conocer más sobre su trabajo.

 

Tour de las estrellas

 

Me quedé con muchas de ganas de hacer este tour, pero por falta de tiempo no fue posible. Hay varias empresas que lo ofertan y por otros viajeros supe de lo satisfactorio de la experiencia. Una de las más recomendables es Space (San Pedro de Atacama Celestial Explorations). Durante la excursión se realiza una observación del cielo, en el que explican las estrellas y constelaciones y cómo identificarlas. Una vez adquiridos algunos conocimientos, se utilizan telescopios con los que hacen observaciones más detalladas de otros astros.

 

Termas de Puritama

 

Se sitúan a unos 35 km de San Pedro de Atacama a 3.475 metros sobre el nivel del mar y su nombre se traduce como ‘aguas calientes’. Sus aguas poseen propiedades medicinales al nutrirse de los minerales que trae el río Puritama. Cuenta con 8 pozas de agua entre los 25º y los 30º grados. El valor de las entradas oscila entre los 11.000 pesos para el ticket regular, a 5.000 para niños de entre 3 y 12 años. Existe un horario de tarde, desde las 14 horas, que no incluye fines de semana y festivos, en los que el precio se reduce a 5.000 pesos.

 

Atacama ha sido hasta hora el espacio natural que más intensamente me ha impactado de todos los que afortunadamente he podido visitar. Supongo que no estar acostumbrada a ver paisajes tan diversos y a su vez tan distintos a los experimentados con anterioridad me crearon una honda impresión. Si dispones de tiempo, os recomiendo que continuéis con el viaje adentrándoos en Bolivia para conocer los espectaculares paisajes de la Reserva Nacional de Eduardo Avaroa y el salar de Uyuni. Si queréis saber cómo logré conocer esta zona podéis verlo en este post.

 

2 Comentarios
  • Obada nusair viiii
    Publicado a las 17:32h, 25 octubre Responder

    The photos are so so so nice, but actually I didn’t understand anything to be honest xd

    • Lole
      Publicado a las 20:52h, 26 octubre Responder

      Thanks Obada!! jeje I hope I can translate the articles in the future 🙂

Escribe un comentario